Consideraciones antes de comprar un canapé abatible

Consideraciones antes de comprar un canapé abatible

El canapé abatible es uno de los grandes inventos para ganar espacio en las habitaciones. La superficie superior de la cama se abre permitiéndote guardar mantas, ropa de invierno o tu fortuna secreta, eso ya depende de ti.

El uso que le des lo eliges tú, pero algo general son las consideraciones a tener en cuenta antes de decantarte por esta opción.

No todos los canapés son iguales y, a la larga, podrías pagar una mala elección. Estos son los puntos más importantes en los que fijarte:

Estructura

Es importante que posea una estructura resistente. De lo contrario, con el paso del tiempo podría sufrir deformaciones de soportar el peso de cuerpo o la dinámica de apertura.

Pueden estar hechos con bases tapizadas o con láminas. Los primeros suelen ser de base rígida y generan mayor sensación de firmeza, mientras que los de láminas poseen más suavidad. Esto repercute solo en las preferencias de cada usuario, pero conviene tener en cuenta que si pretendemos combinar colchones de látex con canapés de bases tapizadas, estaremos juntando dos materiales de poca transpiración. Lo ideal sería optar por otro colchón u otra base de canapé.

En el caso de las láminas, el material del que estén fabricadas hará la diferencia entre un buen o mal canapé. Por ejemplo, es de mayor calidad la madera de haya que la madera de densidad media.

En cuanto a las ventajas de la base tapizada, una muy importante es su cierre total del interior, evitando que entren partículas de polvo.

En cuanto al material puede ser de madera o hierro acerado. Este último posee mayor resistencia, sin embargo, ambos materiales pueden ser buenos si están bien fabricados.

Por último, deberemos tener en cuenta la capacidad de almacenaje. Tendremos que calcular lo que queremos meter y el espacio que tenemos disponible. Esto dependerá en gran medida de la altura del canapé.

Apertura

Se puede abrir de dos formas principalmente: elevación frontal o lateral.

La frontal es la más común, elevando el colchón desde los pies hacia el cabecero de la cama.

La lateral suele dividirse en dos mitades, donde cada una de ellas se abre independiente de la otra. Suele ser una gran solución si no quieres compartir tu espacio con tu pareja.

Una acción a realizar es cerciorarse de que posees suficiente espacio para el tipo de apertura elegido.

El sistema de apertura también es variado. Lo más recomendable es una apertura mediante pistones de gas. Posee un gran aguante al deterioro con el uso. Además, suelen ser muy silenciosos.

Puede ser ideal una apertura semiautomática que nos facilite el trabajo. Para una zona destinada al descanso no tendría sentido tener que realizar grandes esfuerzos al abrirlo.

Seguridad y garantía

La seguridad es un aspecto muy relevante. Hay que evitar accidentes cuando se está buscando algo en el espacio que dejan los canapés abatibles.

El canapé debe incluir una varilla de sujeción de calidad y de materiales duros para evitar que se pueda venir abajo una vez abierto.

Si elegimos la base tapizada antes mencionada, el tejido debe ser antideslizante para evitar que se desplace con los movimientos que hagamos al dormir.

Existen certificados de calidad, como el ISO 9001, que verifican el correcto funcionamiento de ese canapé. Es importante que los tenga ya que de lo contrario nada nos garantiza que cumpla los estándares mínimos exigidos. Si no es así, puede ser útil optar por el que nos ofrezca mayores facilidades de devolución.

Siempre vienen, o deberían venir, con dos años de garantía. Tiempo suficiente para verificar que no hay ningún fallo de fabricación y todo funciona a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *